lunes, 3 de diciembre de 2018

Starfinder Salvaje

Estaba buscando un entorno de fantasía espacial, para desparramarme a gusto, cuando descubrí que estamos a pocos días del reestreno de la edición española de Starfinder. Así que se me ocurrió echarle un vistazo. ¿Qué podría hacer yo con esto?


Si lo que buscáis es una buena reseña a fondo del juego, la tenéis aquí.

Si buscáis opinión, ideas y puesta en juego mediante Savage Worlds sigue leyendo...


Starfinder es un gran juego, no cabe duda. Cuando salga en español (a punto está) me lo pillo en PDF fijo. De hecho en inglés está muy barato:

Es de esperar que en español siga la misma tónica (la de "subvencionar" el básico), porque lo que es las aventuras son tirando a caras (en inglés, veremos en español):

Pero a estas alturas (me hago mayor) mi personal concepción de menos es más (menos tiempo aprendiendo reglas, más tiempo para jugar) me ha empujado a cuestionarme si es realmente necesario estudiarse un libro de ¡532 páginas en A4! para ponerse a jugar.

Así que mi reto personal era poner en juego el primer pack de aventuras "Incident at Absalom Station" (68 pág en A4)que lleva a tus PJ del nivel 1 al 2 en tres actos.

Para ello usaría Savage Worlds (252 pág en A5) y la Guía de Genero de Ciencia Ficción (132 pág A5).

Adicionalmente, hay otra cosa que me da enorme pereza y es aprenderme el enésimo setting mayúsculo (ambientación), con sus historias, sus personajes, sus dioses... que al final me dan mayormente igual, mientras no vaya necesitándolos para las partidas (¡que yo lo que quiero es dirigir!).

De nuevo, comodidad ante todo, con todo el morro me he hecho mi propia ambientación a la que llamo Drangonverse, que es una libre transposición de la fantasía medieval dungeonera. Sí, a los elfos espaciales los llamo elfos y no vulcanianos, y a los orcos, orcos, no klingons. Porque como explicaba +George Ontherocks en su blog, no hay herramienta más sencilla para crear una ambientación instantánea que partir de lo conocido y darle un giro.

¡Con logo y todo! fácil con http://www.flamingtext.in

Nótese el ahorro brutal de trabajo. La clave del asunto. No convierto la ambientación, convierto directamente la aventura (consultando si es estrictamente necesario alguna referencia básica).

Así me ahorro aprender y explicar que son esos personajes cucarachas, esos ratones y esos telépatas con antenitas (bueno, eso es más fácil, son el mapache y la verde telépata-caracol de Guardianes de la Galaxia). Porque todos sabemos que el lagarto fuerte de en medio es un orco cachas, o un troll, si me apuras.

Naturalmente estamos en un universo lleno de alienígenas, así que las razas clásicas de la fantasía son algo más mayoritarias, pero cualquier bicho puede existir. ¿Para qué renunciar al bestiario de la Guía de Ciencia Ficción o las conversiones que pueda hacer desde Starfinder?

Así las cosas aproveché la oferta de Black Friday del Fantasy Grounds para hacerme con la Unlimited y metí el primer capítulo de la aventura, mientras aprendía los nuevos controles.

Y empezamos la primera partida donde nos reímos haciendo los personajes (echando un ojo a la conversión de Shadowrun para inspirarnos de las habilidades raciales) y resolvimos algo más allá del primer encuentro, la archiconocida imagen del Hangar 94:

Imagen de la preparación en Fantasy Grounds
Hay veces que todo sale mal, y hay otras veces que las compensan. Ésta ha sido de las segundas, una sesión divertidísima en la que ha funcionado la mecánica y el roleo. Con un orco y un semiorco (espaciales) muy brutos y un elfo (mago de combate, espacial, todo espacial) amargado, como líder involuntario de un grupo de mercenarios novatos.

Y hasta aquí por hoy, no sin antes señalar que aprovecharé el blog para ir almacenando datos de "mi conversión" (que tal vez a alguien le sirvan), y que tengo pendiente hacer una reseña de la Guía de Genero de Ciencia Ficción para explicar por qué es tan buenísima.
Publicar un comentario